Saltar al contenido

Cómo hacer una repisa flotante

como hacer una repisa flotante

A continuación te compartiremos una serie de pasos para que puedas hacer tus propias repisas flotantes desde casa de forma sencilla.

Como recomendación personal y en caso de que cuentes con poca experiencia en el manejo y corte de madera, te recomiendo comprar la madera ya cortada con las medidas que quieres tu repisa flotante.

Para las personas poco experimentadas cortar la madera puede ser un proceso tedioso e incluso peligroso. Por lo que también te recomendamos utilizar herramientas adecuadas para la creación de repisas flotantes.

Para efectos de este articulo y con el objetivo de ofrecer un método verdaderamente simple recomendamos el uso de un pegamento como, no más clavos, en lugar de realizar perforaciones en la madera.

Podremos recurrir al uso del taladro solo fijar al muro la repisa y para asegurar puntos que consideremos sensibles.

De igual manera compartiremos 2 videos en los que se emplean técnicas diferentes para hacer repisas flotantes. Puedes elegir el método que más se adecue a tus herramientas y necesidades.

Primer Método: La forma básica de armar una repisa flotante

En este video se comparte un método que cualquiera con las herramientas básicas puede realizar, este video va de acuerdo a la lista de pasos que escribimos en la parte de abajo.

Sin embargo hemos añadido pasos que consideramos clave en el armado y diseño de las repisas. Concretamente en la parte del pegado, barnizado, y técnica de pintura.

Puedes armar tu repisa flotante guiandote en el video y en los pasos que compartimos a continuación y obtendrás resultados fenomenales.

Segundo Método: Para Avanzados

Este es un método diferente y también muy útil, sin embargo, para llevar a cabo esta técnica requerimos un equipo profesional, de corte y moldeo de madera.

No lo recomiendo a menos que se cuente con dicho equipo y algo de experiencia en el sector maderero.

A pesar de no aplicarlo puede ser muy ilustrativo y nos puede dar muchas ideas para un futuro.

Si somos principiantes, es algo de una vez, podemos seguir el método que explicamos a continuación.

1. Selección del lugar en que colocaremos el estante flotante

Puede parecer obvio, sin embargo, es un paso esencial. Muchas personas solo tienen la idea de hacer un estante flotante porque luce elegante, sin embargo, una vez que lo hacen, no tienen idea en donde colocar su repisa nueva, ni tampoco toman en cuenta la decoración actual.

Al final, queremos crear armonía en nuestro hogar debemos de visualizar primero el sitio así como los colores actuales y los adornos que vamos a colocar, esto con el objetivo de pensar en el tamaño y color ideales de nuestra repisa flotante.

2. Tomar Medidas

Una vez seleccionado el lugar ideal que ocupará nuestra repisa flotante, debemos de definir el tamaño que va a tener nuestro estante.

Definir un tamaño de acuerdo al lugar es mucho mejor que simplemente hacer una repisa flotante con un tamaño generico.

Es de vital importancia tratar de evitar ponerlo en sitios en donde haya castillos, ya que será muy difícil hacer los orificios.

3. Materiales Necesarios

En el siguiente paso para hacer repisas flotantes vamos a compartir las medidas de los materiales de una repisa genérica, el procedimiento es exactamente el mismo independiente de las medidas.

Para esta guía, vamos a elaborar una repisa flotante de 60 centímetros.

Ocuparemos:

  • 2 tablas de 60 cm de largo x 26 cm ancho y 2 cm de espesor
  • 4 tiras de 26 cm de largo x 6 cm de ancho
  • 2 tiras de 60 cm de largo por 6 cm de ancho
  • Taladro con broca para madera y concreto
  • Resistol no más clavos (esencial para este tutorial y si no queremos atornillar de más)
  • Lijas
  • Taquetes
  • Tornillos
  • Sellador o tapaporos
  • Resanador para madera
  • Barniz para madera
  • Pintura

Al momento de comprar la madera cortada debemos ser muy exigentes con el tipo de corte que vamos a solicitar, esto con el objetivo de que nuestras repisas queden simétricas.

De ser posible lleva tu cinta métrica a la maderería y corrobora que los cortes hayan quedado como los pediste.

4. Pegar la primer tabla con las tiras de madera

Debemos primero corroborar que tanto la tabla de 60 cm como la tira de 60 cm encajan, es decir que no tengamos sobrantes por lijar.

Una vez revisado esto, procederemos a pegar la tira de 60 cm sobre nuestra base con el pegamento “no más clavos”. La tira debe ser pegada en posición horizontal ( ver video 1).

Toma en cuenta que en el video utiliza resistol, y es por eso que fija después la madera con tornillos, el pegamento que recomendamos te ahorrará perforar y atornillar tanto, lo podrás hacer solo si quieres reforzar las esquinas.

Después de haber pegado la tira de 60 cm procederemos a pegar el par de tiras pequeñas que irán a los costados.

Antes de proceder a pegar debemos tomar en cuenta que vamos a tener que cortar las tiras pequeñas, esto debido a que al unirlas con la tira grande será visible un sobrante.

Una vez que tengamos las tiras pequeñas cortadas debemos aplicar nuestro pegamento no más clavos para pegarlas sobre la tabla en conjunto con la tira grande ya pegada.

Debemos de dejar secar nuestra estructura antes de realizar el siguiente paso.

Hasta este momento nuestra repisa flotante debería lucir como un cajón.

5. Pegado de la segunda tabla sobre la estructura armada

Una vez que tenemos armada la base de la repisa (cajón) debemos taparla con la otra tabla de madera de 60 cm.

Lo haremos con el mismo pegamento recomendado, en este punto, si gustas, puedes fijar con tornillos las esquinas de ambas tablas para añadir mayor seguridad, aunque el pegamento suele ser suficiente.

Al momento de pegar nuestra estructura ya tiene un aspecto de repisa con un único hueco al frente, hueco por el cual entrará el fijador que armaremos más adelante.

hacer estantes flotantes

6. Armado del soporte de la repisa flotante, Cortes Previos

Este paso es el secreto de las repisas flotantes, armaremos un soporte invisible que irá fijado a la pared y al mismo tiempo estará soportando todo el peso de la repisa.

Para armar este soporte utilizaremos la tira de madera de 60 cm que aún tenemos sin usar junto con las otras 2 tiras pequeñas.

Vamos a tener que cortar, tanto la tira grande como las 2 tiras pequeñas.

Primero, vamos a colocar dentro de nuestra repisa las tiras pequeñas para comprobar que no haya fricción al momento de deslizarse hacia dentro y hacia afuera.

En caso de haber fricción tendremos que lijar nuestras tiras de madera.

Ahora, vamos a introducir las tiras de madera en nuestra repisa, esto nos permitirá ver que que hay sobrantes de madera que sale de la repisa (ver video 1).

Los sobrantes harán que, al momento de colocar tu repisa nueva, esta no luzca pegada a la pared. Se verán las tiras saliendo, esto es algo que queremos evitar. Queremos que nuestras repisas “floten”

Por lo tanto, tenemos que marcar los sobrantes y cortarlos, a modo que las tiras queden al ras de la repisa.

Ahora vamos a cortar la tira grande, como habrás comprobado, esta tira no embona dentro de la repisa. Debemos de marcar el sobrante de madera que impide que embone para cortarlo.

En caso de notar que aún no embona del todo el soporte de nuestra repisa flotante, una simple lijada bastará para que quede.

7. Fijando el Soporte de Nuestra Repisa

En este punto sí que recomiendo atornillar, ya que aquí se concentrará todo el peso.

Vamos a atornillar de manera centrada las 2 tiras pequeñas de madera a la tira de 60 cm (ver video 1). Debe de quedar espacio entre ambas tiras, estas no pueden estar pegadas.

Ya con nuestra estructura armada, podemos comprobar que esta queda a la perfección dentro de la repisa.

8. Resanar imperfecciones de la repisa flotante

Con nuestro resanador de madera, procederemos a aplicar en las uniones y en las imperfecciones de la madera con la ayuda de una espátula.

Este paso es fundamental en cuestión de diseño, queremos que nuestra repisa luzca perfecta y como una sola pieza, es importante que no se vea que se trata de algo armado.

Para ello debemos de aplicar varias capas de resanador dejando secar entre cada aplicación, evitando dejar bordes que hagan que nuestra repisa luzca carente de uniformidad.

pasos para hacer repisas flotantes

9. Lijado del Estante

Una vez que nuestro estante esté libre de imperfecciones procederemos a lijarlo para que adquiera un aspecto suave y sean removidas las acumulaciones innecesarias de resanador.

Este paso facilitará la aplicación del barniz y pintura.

Es importante mencionar que aquí se vuelve de gran ayuda una lijadora, hacer este proceso a mano es cansado y lleva tiempo.

También podemos recurrir a la maderería nuevamente a que se encarguen del proceso.

10. Barnizado de Nuestra Repisa

Como habrás visto en el video 1, omitieron el barnizado de la repisa. Para mi este es un paso fundamental hablando de diseño.

Si no barnizamos la madera antes de pintarla, esta adquiere una sensación áspera y su aspecto no es el mejor. De igual forma, la resistencia de la madera es menor sin la aplicación de barniz.

Para un barnizado efectivo seguiremos los siguientes pasos:

  • Aplicar una capa de tapaporos o sellador de madera a la repisa flotante con una brocha.
  • Lijar suavemente con lija fina.
  • Aplicar el barniz seleccionado a la madera.
  • Vuelve a lijar la repisa con la lija fina.
  • Aplica la última capa de barniz a tu repisa.

Los pasos anteriores constituyen la forma correcta de barnizar la madera de nuestra repisa flotante.

11. Pintado de la repisa flotante

Una vez que nuestra repisa ha sido barnizada procederemos a pintarla. A pesar de ser un paso simple al hacer repisas flotantes, hay aspectos a los que debemos poner atención.

Después de haber seleccionado el color de la pintura debemos escoger un método para pintar la repisa y que esta luzca tal como habíamos imaginado.

En lo personal, recomiendo aplicar la técnica de paño que se comparte en el video 2.

Esta técnica en combinación con el barnizado, hace que la madera luzca fenomenal, y se evitan imperfecciones creadas por brocha.

12. Instalando nuestra repisa flotante

Ha llegado el momento de colocar nuestra repisa, para esto tendremos que fijar primero la estructura al muro.

Una vez que hayamos revisado el muro para evitar castillos, con ayuda de un nivelador, vamos a marcar los puntos en los cuales vamos a insertar los taquetes.

Una vez marcados los puntos, vamos a taladrar el muro con la broca para concreto.

Ahora simplemente hay que colocar los taquetes en la estructura y fijarlos al muro.

13. Inserta tu repisa y comienza a disfrutar

Ya con la estructura fijada al muro, simplemente debemos tomar nuestra repisa e insertarla en la estructura.

Puedes colocar tu mano sobre la repisa y ejercer presión para comprobar que en efecto, es un estante firme y resistente.

¡ya puedes decorarla a tu gusto!

¡Ahora puedes replicar el proceso y hacer cuantos quieras, ya sabes hacer repisas flotantes!